Saltar al contenido
Sin Gluten Salud

Dieta Sin Gluten – Dieta Sin TACC. ¿Qué es?

Dieta libre de gluten dieta TACC

¿Quieres saber qué significa hacer dieta libre de gluten? ¿Para qué sirve? ¿Es sana? ¿Cuáles son los alimentos prohibidos y los alimentos permitidos? ¿Puedes comer avena si eres celiaco? ¡Te lo explicamos de manera sencilla y práctica!

¿Qué significa dieta sin gluten?

Significa eliminar todos los alimentos con gluten, de forma estricta (Protocolo para el diagnóstico precoz de la enfermedad celíaca, 2018).

Esto quiere decir que no puedes comer nunca nada de gluten. No vale aquello de “por un día que…”, “total por un poco…”.

Ni siquiera puedes comer cantidades mínimas, las denominadas trazas (See y col., 2015).

Se la llama habitualmente DSG, por sus iniciales (Dieta Sin Gluten).

También se denomina dieta TACC. Lo entenderás si continúas leyendo esta página.

Pero… ¿la dieta sin gluten para qué sirve?

Es el único tratamiento actualmente disponible para los trastornos relacionados con el gluten (Caio y col., 2019).

Estos son la celiaquía o enfermedad celiaca, la sensibilidad al gluten no celíaca, la alergia al trigo, la ataxia por gluten y la dermatitis herpetiforme (Ludvigsson y col., 2013).

Dieta sin gluten: beneficios

Si tienes cualquiera de las enfermedades mencionadas, será la única manera de que recuperes la salud. Si has pasado mucho tiempo sin diagnóstico ni tratamiento, tardarás más en conseguirlo. O incluso nunca lo conseguirás del todo…

También ha demostrado ser beneficiosa en algunas personas con otros trastornos de salud. Estos incluyen principalmente otras enfermedades autoinmunes y neurológicas (Zis y Hadjivassiliou, 2019), (Vinagre-Aragón y col., 2018), (Gaesser y Angadi, 2012), (El-Chammas y Danner, 2011), (Hadjivassiliou y col., 2002).

¿Puedo hacer dieta sin gluten sin ser celiaco?

Sí, por supuesto.

Pero vamos a matizar. Hay consideraciones muy importantes.

Si sospechas que eres celiaco

Entonces, primero tienes que hacer ciertas pruebas del protocolo diagnóstico. Es decir, mientras aún estás comiendo gluten. Estas incluyen la analítica sanguínea con anticuerpos frente al gluten y las biopsias de duodeno (National Institute for Health and Clinical Excellence, 2015).

¿Por qué? Porque de lo contrario, pierden su valor:

  • En los casos que hay anticuerpos positivos (la minoría de los celíacos), al eliminar el gluten se negativizan.
  • Las lesiones en el intestino van normalizándose.

La genética, por el contrario, nunca cambia. Por lo tanto, la puedes hacer en cualquier momento.

Esto supone que, si retiras el gluten antes de hacer las pruebas, pierdes la posibilidad de conseguir un diagnóstico o se te complica mucho. Ninguna prueba por sí sola es suficiente para confirmar, mucho menos descartar, la celiaquía. Y probablemente dudarías con el tiempo o no serías estricto. Pero ten en cuenta que la enfermedad celíaca es muy seria (National Institute for Health and Clinical Excellence, 2015).

Si eres celíaco y no haces la dieta rigurosa, sin ninguna excepción, te expones a desarrollar enfermedades asociadas muy graves. Entre ellas, cánceres, otras enfermedades autoinmunes, trastornos neurológicos, enfermedades cardiovasculares y osteoporosis (Ciaccio y col, 2017), (National Institute for Health and Clinical Excellence, 2015), (Nadhem y col., 2015), (Han y col., 2015), (Hadjivassiliou y col., 2014), (Tommasini y Ventura, 2011), (Hourigan, 2006).

Si las pruebas para celiaquía son negativas, pero crees que el gluten te hace daño

Entonces puede que tengas sensibilidad al gluten no celiaca.

Y de hecho, retirar el gluten de manera estricta es la prueba definitiva para diagnosticarla. También para los casos dudosos de celiaquía (Ludvigsson y col., 2013), (IT Sistema Nacional Salud, 2012).

Según los criterios propuestos en 2015, se confirma el diagnóstico de la sensibilidad al gluten no celiaca si con la dieta sin gluten tienes una mejoría de los síntomas digestivos, o las manifestaciones extradigestivas, de al menos un 30%. El plazo de prueba mínimo es de un año (Vriezinga y col., 2015), (Volta y col, 2015).

Y una reflexión…

También podrías querer hacer la dieta por otros motivos. De la misma manera que muchas personas eligen llevar una dieta vegetariana o vegana y se les repeta… ¿por qué no a ti?

Dieta sin gluten: alimentos prohibidos. ¿Cómo eliminar el gluten de la dieta?

Para conseguirlo, tienes que retirar todos los alimentos que contienen trigo, cebada o centeno. También cualquiera de sus variedades e híbridos. Entre ellos, los más habituales son la espelta, la escanda, el kamut y el triticale (Biesiekierski, 2017).

Pero… ¡mucho ojo! No solo los que contienen gluten de manera evidente. Es decir, como ingrediente añadido de manera voluntaria.

También los libres de gluten que pueden haberse contaminado con trazas. Esto significa que han entrado en contacto con algún objeto o sustancia que sí lo contiene. Es lo que se denomina contaminación cruzada.

¿La avena está permitida en la dieta sin gluten?

La inclusión de la avena continúa siendo controvertida (Cebolla y col., 2018), (Pinto-Sánchez y col., 2017).

En países como Argentina, la avena no está permitida en alimentos libres de gluten (Ministerio de Salud. Presidencia de la Nación, 2015).

Por ello, la dieta sin gluten se denomina dieta sin TACC (sin Trigo, Avena, Cebada ni Centeno).

¿La dieta sin gluten es sana?

Sí, por supuesto. El gluten no es esencial en nuestra dieta. Se trata de una mezcla de proteínas de bajo valor nutricional y biológico, deficiente en aminoácidos esenciales. Resulta fácil de sustituir desde el punto de vista nutricional (Lamacchia y col., 2014).

Como cualquier persona con dieta normal, la clave está en que sigas una alimentación variada y equilibrada (Elli y col., 2017).

Tienes que elegir alimentos naturales y frescos que no contengan gluten. Y muy importante: ¡evitar que se contaminen con gluten! Estos son carnes, pescados, huevos, leche y derivados, frutas, verduras y hortalizas, legumbres, frutos secos, patatas, y los cereales que no contienen gluten (Lamacchia y col., 2014), (Penagini y col., 2013), (Saturni y col., 2010).

Los cereales sin gluten son el maíz, el arroz, el mijo y el sorgo. Y pseudocereales, como la quinua, el amaranto, el alforfón. Es mejor que los elijas integrales. De esta manera, aumentas el consumo de fibra (Jones, 2017), (Lamacchia y col., 2014), (Penagini y col., 2013).

Recientemente, los científicos han comprobado que los pseudocereales tienen un alto valor nutricional y biológico. Muy superiores a los del trigo (Lamacchia y col., 2014), (Penagini y col., 2013).


¿Te ha gustado este artículo de GRUPO CELÍACA? ¡Pulsa y no te pierdas nada!

Seguro que esto también te interesa:

REFERENCIAS

Para ver el listado completo, pincha en el menú del pie de página, en 👉 REFERENCIAS.