Saltar al contenido
Sin Gluten Salud

Sensibilidad al Gluten síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento

Sensibilidad al gluten intolerancia al gluten alergia al gluten

¿Te han dicho que no eres celíaco, pero sigues encontrándote mal? ¿Sospechas que el gluten te hace daño? Puede que tengas sensibilidad al gluten no celíaca. ¡Encuentra las respuestas!

¿Qué es la sensibilidad al gluten?

La sensibilidad al gluten no celíaca, o simplemente sensibilidad al gluten, es una enfermedad en la que se desarrollan síntomas muy parecidos a los de la enfermedad celíaca. Mejoran cuando se retira el gluten de la dieta (Fasano y col., 2015).

Aparece a cualquier edad, tanto en niños como en adultos (Fasano y col., 2015).

No es preciso tener una predisposición genética (Volta y col., 2015), (Aziz y col., 2015).

Se ha calculado que afecta hasta el 13% de la población y las cifras van en aumento (Molina-Infante y col., 2015).

¿Qué causa la sensibilidad al gluten?

Hay todavía dudas sin resolver sobre las causas exactas que producen la sensibilidad al gluten no celíaca.

Los últimos avances apuntan a que, además del gluten, las personas sensibles al gluten reaccionan frente a otras proteínas presentes en el trigo y el resto de los cereales con gluten (Leonard y col., 2017).

Estos cereales también contienen  FODMAP, que son unos carbohidratos de cadena corta y alcoholes relacionados. Son difíciles de absorber en el intestino delgado. Pero las conclusiones científicas a fecha de 2019 son que su efecto se limita a causar una leve intolerancia (Volta y col., 2019).

Es decir, los FODMAP solo producen ciertas molestias digestivas, como sensación de hinchazón. Pero no justifican los síntomas extradigestivos (Volta y col., 2019).

¿Cuáles son los síntomas de la sensibilidad al gluten no celíaca?

Como en la enfermedad celíaca, pueden ser tanto digestivos como extradigestivos, es decir,  que afectan a otros órganos fuera del aparato digestivo.

Síntomas digestivos

Pueden aparecer solo por temporadas. Puede haber períodos sin ningún síntoma. O puede no haber ninguno.

Son similares a los que experimentan las personas etiquetadas de “síndrome del intestino irritable”.

Pueden ser uno o más de los siguientes:

  • hinchazón
  • dolor abdominal
  • diarreas
  • estreñimiento
  • alternancia diarrea/estreñimiento
  • gases
  • náuseas
  • vómitos
  • ardores de estómago
  • reflujo

Síntomas extradigestivos

Con frecuencia son los únicos indicios de una sensibilidad al gluten.

Entre ellos, destacan:

  • cansancio aumentado
  • dolores de cabeza
  • incapacidad para concentrarse o neblina mental
  • dermatitis
  • alergias
  • intolerancias alimentarias (como la intolerancia a la lactosa)
  • llagas en la boca
  • anemia
  • hormigueos en manos o pies
  • dolores musculares y de huesos
  • dolores articulares
  • artritis
  • ansiedad
  • depresión
  • ataxia
  • convulsiones
  • demencia

También se ha descrito su asociación con enfermedades mentales o trastornos psiquiátricos, entre otros:

  • autismo
  • esquizofrenia
  • trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • alucinaciones
  • trastorno bipolar

¿Hay relación entre la sensibilidad al gluten y la fibromialgia?

Sí, al menos en algunos casos.

Se ha demostrado la mejoría de algunas personas con fibromialgia únicamente con el tratamiento de la dieta sin gluten.

No obstante, estas personas con frecuencia necesitan retirar más alimentos de su dieta. Esto es debido a que la sensibilidad al gluten suele asociarse con alergias o intolerancias alimentarias.

¿Cómo puedo saber si soy sensible al gluten? ¿Cómo se diagnostica la sensibilidad al gluten?

No hay en la actualidad ninguna prueba analítica ni histológica (biopsias) que confirme o descarte la sensibilidad al gluten no celíaca. Eso significa que el diagnóstico se hace por exclusión.

Los pasos para detectar la sensibilidad al gluten incluyen hacer todas las pruebas para enfermedad celíaca y alergia al trigo.

Una vez razonablemente descartadas ambas, el paso siguiente es realizar una prueba con la dieta sin gluten. Tiene que ser estricta cien por cien y mantenida durante como mínimo un año.

Si se produce una mejoría de al menos un 30% de los síntomas digestivos y extradigestivos, se confirma el diagnóstico.

¿Puedo tener sensibilidad al gluten sin ser celíaco?

Sí.

No obstante, una parte de científicos opina que la celiaquía y la sensibilidad al gluten son diferentes manifestaciones de una misma enfermedad.

De hecho, se calcula que una parte de personas etiquetadas como sensibles al gluten son en realidad celíacas. Pero no se han diagnosticado correctamente.

Celiaquia o enfermedad celiaca intolerancia al gluten enfermedad mil caras camaleónica

Si eres celiaco, lo más probable es que NUNCA recibas un diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento de la sensibilidad al gluten no celíaca?

El tratamiento es el mismo que la celiaquía: la dieta sin gluten estricta y, como indican estudios recientes, probablemente también mantenida de por vida.

¿Cuál es la dieta para la sensibilidad al gluten?

Las personas sensibles al gluten no pueden comer ningún alimento que contenga gluten.

No solo no pueden  consumir los alimentos que claramente lo contienen, sino que también deben evitar el gluten “oculto” (en la gran mayoría de alimentos preparados) y la contaminación cruzada.

Es decir, los alimentos prohibidos son todos aquellos que contienen gluten, sea en la cantidad que sea.

¿Hay algún medicamento para combatir la sensibilidad al gluten?

No.

El único tratamiento disponible es la retirada de la dieta de todos los alimentos que contienen gluten.


Seguro que esto te interesa:

REFERENCIAS

Pincha en el menú del pie de página, en REFERENCIAS.