Saltar al contenido
Sin Gluten Salud

Celiaquía causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

Celiaquia o enfermedad celiaca intolerancia al gluten enfermedad mil caras camaleónica

La celiaquía es la enfermedad camuflada. A cada persona le afecta de una manera. ¡Descúbrelo! Puedes pasar toda tu vida enfermando de muchas cosas, sin saber la causa. Aquí encontrarás preguntas y respuestas que te ayudarán a aprender y solucionar las dudas más comunes.

¿Qué es la celiaquía? ¿A qué órganos afecta?

La celiaquía o enfermedad celiaca es una enfermedad crónica que daña el intestino y puede lesionar  cualquier órgano o tejido corporal. Afecta a personas que presentan una predisposición genética.

Aparece tanto en bebés o niños como en la adolescencia y en los adultos. Es decir, a cualquier edad de la vida.

Se calcula una prevalencia que oscila entre el uno y el dos por ciento de la población, pero solo un diez por ciento de las personas están diagnosticadas.

¿Qué tipo de enfermedad es la enfermedad celiaca?

Es una enfermedad autoinmune. Eso quiere decir que el sistema inmunitario, que es el encargado de protegernos contra las enfermedades y las infecciones,  ataca por error a las células sanas de nuestro cuerpo, dañándolas o destruyéndolas.  Las enfermedades autoinmunes suelen afectar a muchas partes del organismo. La calidad de vida puede verse muy deteriorada.

¿Qué significa que una persona sea celiaca?

Significa que padece enfermedad celiaca. Es una condición crónica y por lo tanto, que la acompaña durante toda su vida.

¿Cuáles son los síntomas de un celiaco?

Hay muchos mitos sobre esta enfermedad.

Hasta hace pocos años,  se creía que todos los celiacos siempre tenían diarreas crónicas, atrofia de las vellosidades intestinales, malabsorción grave, signos de malnutrición y retraso del crecimiento. A esto se le denomina “presentación clásica”. Sin embargo, ahora se sabe que estos síntomas solo aparecen principalmente en una pequeña parte de niños menores de dos años​.

La mayoría de las personas celiacas de todas las edades presenta molestias digestivas leves o intermitentes, o síntomas fuera del sistema digestivo (síntomas extra-digestivos). A esto se le denomina “presentación no clásica”. Por lo tanto, los síntomas en los niños, especialmente a partir de los dos o tres años de vida, pueden ser los mismos que los de un celíaco adulto​.

Pero incluso hay una gran parte de enfermos celiacos que aparentemente no tienen síntomas digestivos o creen que no los tienen​. Uno de los motivos es que se han acostumbrado a vivir con molestias pensando que es una situación normal, influidos por el entorno de la familia y las campañas publicitarias de todo tipo de remedios para molestias digestivas.

Los síntomas y signos que pueden aparecer son muy variados y variables. Pueden afectar a cualquier parte del organismo “desde la punta del pelo hasta la planta del pie”, y se confunden con muchas otras enfermedades. Por eso se dice que la enfermedad celíaca es  “la gran imitadora” o “la enfermedad de las múltiples caras“​. También se la ha comparado con un camaleón.

Posibles síntomas digestivos

Entre los síntomas digestivos, puedes notar todo tipo de molestias. Suelen aparecer de manera intermitente, con diferentes grados de intensidad e incluso con largos períodos de aparente normalidad.

Muchas personas celiacas son etiquetadas por error como “síndrome del intestino irritable”.

Podrías tener uno o más (o ninguno) de los siguientes síntomas o signos:

  • malas digestiones
  • sensación de pesadez
  • dolor abdominal
  • gases
  • abdomen hinchado
  • heces deshechas
  • haces malolientes
  • intolerancias a alimentos
  • alergias a alimentos
  • náuseas
  • vómitos
  • diarrea
  • estreñimiento
  • falta de apetito​

Síntomas extradigestivos

Los posibles signos y síntomas no digestivos son tremendamente amplios.

Puedes notarlos de manera fluctuante. Pueden cambiar con la edad.

Aunque hayan desaparecido, aunque los hayas tenido solo en la infancia o en determinadasa épocas de tu vida, siempre hay que tenerlos en cuenta. ¿Por qué? Porque pueden ser la clave para conseguir tu diagnóstico.

Algunos de los signos y síntomas de celiaquía más comunes incluyen:

  • cansancio aumentado
  • dolores de cabeza
  • mente nublada o neblina mental
  • irritabilidad
  • cambios de humor
  • depresión
  • ansiedad
  • trastornos neurológicos (ataxia, demencia, epilepsia, esquizofrenia, tics, etc.)
  • dolor de huesos
  • dolor muscular
  • dolor de articulaciones
  • hormigueos o entumecimientos en manos o pies (parestesias)
  • huesos débiles y frágiles (osteoporosis, osteopenia)
  • problemas en la boca (como aftas, boca seca, alteraciones o defectos en el esmalte de los dientes, lengua roja, lisa y brillante)
  • dermatitis (como dermatitis atópica, urticaria, dermatitis herpetiforme, etc.)
  • alergias de todo tipo (de contacto, por inhalantes, a alimentos)
  • trastornos del metabolismo del hierro (como ferropenia o anemia)
  • déficit de vitamina B12
  • trastornos menstruales (regla dolorosas o desajustadas, sangrado abundante, etc.)
  • infertilidad
  • baja libido
  • abortos espontáneos
  • retraso del crecimiento
  • talla baja
  • convulsiones
  • otras enfermedades autoinmunes (hipotiroidismo, diabetes tipo 1, artritis reumatoide, vitíligo, lupus, etc.)
  • etc.

¿Cuáles son los primeros síntomas de un celiaco?

No hay unos síntomas comunes a todas las personas ni unos primeros síntomas siempre presentes, como hemos explicado en la pregunta anterior.

Por lo tanto, hay personas en las que debuta con síntomas digestivos y otras muchas, en cambio, aparecen síntomas extradigestivos o enfermedades asociadas.

Pueden ser síntomas que abarcan extremos opuestos, como pérdida de peso u obesidad.

Entre los trastornos asociados, se incluyen el hipotiroidismo, la diabetes tipo I, las dermatitis (herpetiforme, atópica,…), las alergias y las intolerancias alimentarias (como por ejemplo la intolerancia a la lactosa), osteopenia y osteoporosis, retraso del crecimiento, pérdida de masa muscular, hepatitis autoinmune, epilepsia, etc.

Las personas que padecen trastornos comúnmente asociados, así como familiares de primer y segundo grado, pertenecen a los denominados “grupos de riesgo” de desarrollar la enfermedad.

¿Qué causa la enfermedad celiaca?

Es producida por el consumo de gluten, que es un conjunto de proteínas que están presentes en los granos de ciertos cereales y todos los productos derivados. Estos son el trigo, la avena, la cebada y el centeno (TACC) y cualquiera de sus variedades e híbridos (tales como la espelta, la escanda, el kamut y el triticale).

¿Cómo es el diagnóstico de la celiaquía?

En primer lugar, lo más importante es que el médico sospeche su existencia. Los médicos en general solo piensan en ella cuando hay diarreas continuadas, pero hoy sabemos que eso prácticamente solo ocurre en una mínima parte de niños celíacos menores de dos años.

Puesto que los síntomas son tan variados y afectan a muchos órganos, la celiaquía suele ser confundida u ocultada por muchos otros trastornos. Los médicos habitualmente se centran en intentar diagnosticarlos y tratarlos, pero no buscan un posible origen común en una enfermedad celíaca no reconocida​.

Realizar su diagnóstico es como completar un puzzle en el que todas las piezas son necesarias. Se debe realizar siempre el protocolo completo. Esto es debido a que no existe ninguna prueba que por sí sola sea capaz de diagnosticar la enfermedad celíaca de manera concluyente o, por el contrario, excluirla definitivamente.

Hay que realizar una cuidadosa historia clínica del paciente, incluyendo sus síntomas y signos desde el nacimiento y una completa historia familiar, una exploración física,  analíticas sanguíneas completas que incluyan los anticuerpos frente al gluten, biopsias duodenales  y  respuesta a la dieta libre de gluten.

Una vez se diagnostica un celiaco, se recomendable evaluar a los familiares de primer y segundo grado, puesto que se trata de una enfermedad de base genética.

 

¿Qué anticuerpos se piden para enfermedad celiaca?

Los anticuerpos más utilizados en la actualidad son los anti-transglutaminasa tipo 2 (anti-TGt). Recientemente, se han incluido  los anti-péptidos deaminados de gliadina (anti-DGP). A los anticuerpos se les denomina “marcadores serológicos” de la enfermedad celiaca, que son los anticuerpos frente al gluten​.

¿Se puede ser celiaco con anticuerpos negativos?

. De hecho,  la mayor parte de celiacos tiene anticuerpos negativos.

¿Qué es una biopsia de duodeno?

Es un procedimiento de diagnóstico que consiste en extraer pequeñas porciones del revestimiento del intestino delgado para examinarlas. Se obtienen mediante una endoscopia digestiva alta o gastroscopia (a través de la boca).

Sigue siendo la prueba más importante para confirmar el diagnóstico de la celiaquía. Debería realizarse siempre en caso de sospecha clínica, independientemente del resultado de los marcadores serológicos, pues los anticuerpos son habitualmente negativos en los celíacos.

Es importante que las muestras sean correctamente estudiadas por un patólogo especialista y actualizado en enfermedad celiaca y sensibilidad al gluten no celiaca.

¿Cuál es el tratamiento de la celiaquía?

Solo hay un tratamiento disponible hoy por hoy.

Consiste en seguir una dieta sin gluten cien por cien estricta y mantenida durante toda la  vida. Esta permite la mejoría de los síntomas, la recuperación de los distintos focos inflamatorios diseminados por el organismo, manteniendo la enfermedad inactiva. Asimismo, es la única forma de evitar o disminuir la aparición de las numerosas enfermedades y complicaciones asociadas.

¿Qué es lo que no puede comer un celiaco?

En la celiaquía se produce una intolerancia al gluten, que es permanente e irreversible puesto que está determinada genéticamente.  Por lo tanto, los celiacos no pueden comer ningún alimento que contenga gluten. A esto se le denomina “dieta sin gluten”.

Las personas celiacas no solo no pueden  consumir los alimentos que claramente lo contienen (como el pan o las pastas), sino que también deben evitar el gluten “oculto” (en la gran mayoría de los alimentos preparados) y la contaminación cruzada. Tienen que tener la seguridad de que sus alimentos son cien por cien libres de gluten. De lo contrario, deben abstenerse de consumirlos. Una simple miguita o mota de harina es suficiente para reactivar la enfermedad. Es decir, los alimentos prohibidos para los celíacos son todos aquellos que contienen gluten, sea en la cantidad que sea.

Afortunadamente, la disponibilidad de productos sin gluten es muy amplia, tanto de alimentos naturales libres de gluten como elaborados comerciales, recetas caseras y harinas para sutituir las tradicionales a base de trigo. Por desgracia, continúa siendo muy difícil comer fuera de casa sin contaminarse, tanto en casas de familiares o amigos como en comedores escolares, restaurantes, etc.

¿Cuánto tiempo tarda en recuperarse el intestino de un celiaco?

De la misma manera que el gluten lesiona gradualmente la mucosa del intestino delgado y otros órganos, la recuperación también es lenta. Se calcula que el plazo de tiempo medio para la recuperación completa del aparato digestivo oscila entre dos y cinco años. Asimismo, la eliminación de los focos de inflamación en otros órganos requiere varios años.

¿Qué es la enfermedad celiaca refractaria?

Se trata de una celiaquía que ya no se puede controlar a pesar de hacer la dieta sin gluten estricta. Es causada por los retrasos diagnósticos o seguir expuestos al gluten.

¿Puedo ser intolerante al gluten sin ser celiaco?

El término “intolerancia al gluten” es una definición vaga e imprecisa, que conduce a muchos errores de interpretación. Los expertos a nivel mundial desaconsejan su uso y optan por el empleo de estos dos términos: enfermedad celíaca y sensibilidad al gluten no celíaca:

  • En la enfermedad celiaca se produce una intolerancia permanente al gluten. Pero no debe ser confundida con una simple intolerancia alimentaria, puesto que se trata de una enfermedad autoinmune.​ En la intolerancia a los alimentos se produce una incapacidad para digerir correctamente ciertas sustancias. Esto sucede principalmente por deficiencia de determinadas enzimas (como la intolerancia a la lactosa), pero no se desarrolla ninguna respuesta del sistema inmunitario y solo causa cierto malestar digestivo pasajero.​
  • La sensibilidad al gluten no celiaca es con toda probabilidad inmuno-mediada y puede afectar, como la celiaquía, a cualquier órgano del cuerpo. Esto quiere decir que se produce una reacción del sistema inmunitario. Por lo tanto, tampoco puede considerarse una intolerancia alimentaria.

Seguro que esto te interesa:

REFERENCIAS

Pincha en el menú del pie de página, en REFERENCIAS.