Saltar al contenido
Sin Gluten Salud

Pan sin gluten con harina de arroz sin lactosa rápido y fácil

Pan de arroz sin gluten fácil rápido

¡El pan sin gluten ni lactosa más fácil y rápido! No tienes que amasar ni mancharte las manos. ¡La masa es líquida! No necesitas pelearte dando forma a masas pringosas que se te pegan a los dedos. Tendrás tu pan listo en un abrir y cerrar de ojos. Queda esponjoso por dentro y crujiente por fuera. ¡Ideal para bocadillos siempre listos!

Si prefieres ver el vídeo ¡aquí lo tienes! 👇

Pan de arroz SIN GLUTEN y Sin Lactosa FÁCIL y RÁPIDO 😲 SIN AMASAR Sin Maíz Tb Thermomix

¿Quieres saber cómo hacer pan sin gluten con harina de arroz casero para celiacos? ¡Y para toda la familia!

Te lo explicamos paso a paso y con fotografías. Puedes hacer esta receta de pan sin gluten en Thermomix, a mano o con batidora.

¡No te pierdas nuestro truco al final para tenerlo siempre a mano y listo para usar!

Pan sin gluten: Ingredientes (sin TACC)

Sin gluten ni lactosa, sin lácteos, sin huevo,  sin maíz y sin mixes comerciales

Este pan es sin gluten (sin TACC Trigo, Avena, Cebada, Centeno), sin proteínas de leche, sin lactosa, sin huevo y sin maíz. Sin mixes comerciales. También es un pan sin gluten vegano.

  • 500 g de agua
  • 450 g de harina de arroz*
  • 50 g de fécula de patata*
  • 9 g de levadura fresca de panadería
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de azúcar integral o miel
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1 cucharada de sal

*Nota

La cantidad de harina puede variar dependiendo de la marca que emplees.

La fécula de patata sirve para darle un poco de elasticidad a la masa. Si no le encuentras, entonces puedes sustituirla por puré de patata en polvo.

¡Importante!

Recuerda que para que sea Sin Gluten, tienes que asegurarte de elegir ingredientes certificados libres de gluten, sin trazas de gluten. Y por supuesto, todo debe estar bien limpio para evitar contaminaciones mientras lo preparas.

Masa para pan sin gluten con Thermomix

1. Echa el agua, el aceite, la levadura y el azúcar o miel en el vaso de la Thermomix.

2. Mezcla 3 min a 37ºC, velocidad 3. No sobrepases esta temperatura. De lo contrario, matarías la levadura.

3. Opcional: deja reposar unos 15 min con el vaso tapado. De esta forma, te asegurarás de que la levadura está viva y se activa. Esto lo sabrás porque se forman burbujas.

4. Añade la harina, la fécula, el vinagre y la sal.

5. Mezcla 2 min a 37ºC, velocidad 5. Truco: si quitas el cubilete, la masa se aireará más.

Masa para pan sin gluten a mano o con batidora

1. Echa el agua en un cuenco.

2. Calienta unos pocos segundos en el microondas, hasta que esté tibia (NO caliente, para no matar la levadura).

3. Echa la levadura en el agua y revuelve hasta que se disuelva.

4. Opcional: deja reposar unos 15 min con el cuenco tapado. De esta forma, te asegurarás de que la levadura está viva y se activa. Esto lo sabrás porque se forman burbujas.

5. Añade el aceite, el azúcar o miel y mezcla.

6. Echa en la harina, la fécula, el vinagre y por último la sal.

7. Revuelve hasta que esté todo integrado…

… a mano, con la ayuda de un tenedor,…

… o con batidora.

¿Cómo sabrás si la masa está en su punto?

Fíjate en su consistencia, tiene que quedar líquida.

Nota

Si ves que está muy espesa, añade más agua y mezcla unos segundos. Y si está demasiado líquida, puedes corregir echando algo más de harina.

Haz las barras de pan ¡sin amasar ni mancharte las manos!

Vierte la masa, repartiéndola entre tres moldes de silicona para bizcochos.

Pan de arroz con masa liquida en moldes de bizcocho

Tapa con papel de aluminio y deja reposar durante unos 30 minutos.

Haz cortes en diagnoal con un cuchillo.

Hornea

Mete en el horno y deja cocer durante unos 25 min a 220ºC.

Nota

El tiempo depende de tu horno y de si te gusta más o menos tostado.

Desmolda

Desmolda y deja enfriar en una rejilla.

¡Y a disfrutar!

Verás cómo te queda esponjoso y crujiente por fuera.

¡Truco!

Si quieres tener siempre a mano pan para bocadillos:

Parte cada barra a la mitad.

Luego, abre cada trozo en dos.

Mételo en bolsas y congélalo.

El día que lo quieras usar, solo tienes que descongelarlo directamente en el tostador. ¡Dale el toque crujiente a tu gusto!


Seguro que esto te interesa: