Saltar al contenido
Sin Gluten Salud

Demencia por Gluten: afecta a Celiacos y No Celiacos

Demencia por gluten celiaquía sensibilidad al gluten

¿Quieres saber si el gluten causa demencia? La respuesta es sí, en una parte de personas. En este artículo te vamos a hablar del diagnóstico, tratamiento y prevención de la demencia provocada por el gluten. Es decir, asociada a la celiaquía o a la sensibilidad al gluten no celíaca. Pero primero, una pequeña introducción. Si tienes familiares con demencia, no te pierdas el apartado que habla sobre ello. Y para terminar, unos datos curiosos.

¿Qué es la demencia?

La demencia es una pérdida de la función cerebral que afecta a la memoria, la capacidad para pensar, el juicio y el comportamiento. Otros síntomas comunes incluyen problemas emocionales, dificultades con el lenguaje y disminución de la motivación.

Generalmente aparece a una edad avanzada. Pero puede desarrollarse también a edades jóvenes.

Demencia: causas y tipos más comunes

La demencia está provocada por diversas enfermedades. Por lo tanto, hay varios tipos. La mayor parte de las demencias son poco frecuentes por debajo de los 60 años de edad.

La mayoría de los tipos de demencia son degenerativos e irreversibles. Esto quiere decir que los daños en el cerebro no pueden detenerse ni revertirse. Por lo tanto, progresivamente afecta al desempeño diario de la persona, hasta llegar a ser incapacitante.

Mal de Alzheimer

Entre las demencias más frecuentes destaca el mal de Alzheimer. Es la principal causa de demencia en el mundo.

Demencia vascular

La demencia vascular es otro tipo común. La causa de la demencia vascular es un flujo sanguíneo deficiente hacia el cerebro. Por ejemplo, por un accidente cerebrovascular.

Demencia por gluten: Una causa poco conocida de demencia REVERSIBLE

Algunos casos de demencia forman parte de los trastornos neurológicos relacionados con el gluten, denominados “neurogluten”.

Un artículo científico de revisión de 2018 encontró una relación entre la enfermedad celíaca o la sensibilidad al gluten no celíaca y el deterioro cognitivo. Asimismo, concluyó  que la enfermedad celíaca puede estar asociada con la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular y la demencia frontotemporal (Makhlouf y col., 2018).

Otra  revisión de 2019 también encontró asociación entre la enfermedad celíaca y la demencia vascular (Zis y col, 2019).

¿Qué quiere decir esto?

Quiere decir que la demencia por gluten puede desarrollarse tanto en personas con predisposición genética (celiacos) como en personas sin predisposición genética (sensibles al gluten no celiacos).

Por lo tanto, esto significa que no es necesario que tengas daño intestinal para desarrollar la demencia por gluten. Recuerda que en la sensibilidad al gluten las biopsias de duodeno son normales, no hay lesión en el intestino (Zis y col., 2019), (Makhlouf y col., 2018).

Asimismo, puedes no tener ningún síntoma digestivo. Esto ocurre tanto en celiacos como en no celiacos. De hecho, la demencia  puede ser el  único síntoma de la celiaquía y de la sensibilidad al gluten no celiaca sin diagnosticar (Zis y col., 2019), (Makhlouf y col., 2018).

Diagnóstico de la demencia por gluten

El diagnóstico no es sencillo, puesto que el primer paso es identificar al gluten como posible causa.

Pero, en general, no se conoce su relación con múltiples trastornos de salud. Por lo tanto, no se piensa en el gluten en las personas que no tienen síntomas digestivos. Como consecuencia, tienen muy pocas probabilidades de recibir un diagnóstico y tratamiento tempranos (Zis y col., 2019).

Aunque la mayoría de los neurólogos tienen experiencia en el diagnóstico y tratamiento de demencias típicas, pocos neurólogos están familiarizados con las demencias causadas por trastornos autoinmunes, como la enfermedad celíaca. No obstante, este tipo de demencias requiere un diagnóstico y tratamiento urgentes (Rosenbloom y col., 2009).

La sensibilidad al gluten no celiaca se diagnostica haciendo la dieta sin gluten estricta a prueba, durante no menos de seis meses, preferiblemente un año. Si hay mejorías en cualquiera de los múltiples síntomas posibles, se confirma. Pero siempre se debe realizar previamente todo el protocolo de diagnóstico para buscar una enfermedad celíaca no diagnosticada, incluyendo las biopsias de duodeno.

No obstante, debes tener en cuenta que una vez que la demencia está avanzada, los daños en el cerebro son irreversibles (Zis y col., 2019).

Demencia por gluten: tratamiento

El tratamiento es la dieta sin gluten (o dieta sin TACC) estricta y mantenida. Se debe iniciar lo antes posible, cuando aparecen los primeros síntomas de la demencia (Zis y col., 2019) .

Se ha demostrado su eficacia para aliviar los síntomas o recuperarse completamente cuando hay un deterioro cognitivo leve. Una vez que la demencia está avanzada, no hay pruebas de que la dieta sin de gluten sea efectiva. No obstante, los especialistas recomiendan seguir la dieta para evitar el avance del daño neurológico (Zis y col., 2019), (Makhlouf y col., 2018).

La regeneración del sistema nervioso con la dieta libre de gluten es lenta y la mejoría de los síntomas neurológicos tarda tiempo en notarse.

Tienes que tener en cuenta que mínimas cantidades de gluten son suficientes para mantener activada la respuesta del sistema inmunitario responsable de la lesión neuronal. Incluso una parte de las personas no tolera las cantidades presentes en la mayoría de los productos etiquetados “Sin Gluten” (Hadjivassiliou y col., 2002).

Demencia: prevención. ¿Cómo se puede prevenir la demencia por gluten?

Una revisión de 2019 concluye que la dieta sin gluten tiene un efecto protector  de la demencia  asociada al gluten (celiaquía o sensibilidad al gluten no celiaca) (Zis y col., 2019).

Pero esto solo es posible si se inicia a tiempo, cuando aparecen los primeros síntomas de demencia o antes de que se desarrollen. De lo contrario, los daños en el cerebro serán irrecuperables (Zis y col., 2019), (Makhlouf y col., 2018).

¿Eres familiar de una persona con demencia o Alzheimer? ¡Esto te interesa!

La gran mayoría de personas con Alzheimer u otros tipos de demencia tienen o han tenido algún familiar afectado. Por esta razón se habla del componente genético.

Pero también la enfermedad celíaca tiene un componente genético, aunque la mayoría de los casos está sin diagnosticar. Solo se ha reconocido aproximadamente un 10-15%. Es decir, en una familia puede haber numerosos celiacos (o todos) sin reconocer ni tratar. Y cada uno puede tener síntomas completamente diferentes. La demencia puede ser uno de ellos (Protocolo para el diagnóstico precoz de la enfermedad celíaca, 2018), (Zis y col., 2019).

Recuerda que la enfermedad celiaca no es simplemente digestiva. Es sistémica autoinmune, es decir, el propio sistema inmunitario ataca por error a cualquier órgano o tejido corporal sanos. Pueden aparecer multitud de síntomas diferentes. Por eso se dice que es como un camaleón (World Gastroenterology Organisation Global Guidelines, 2016), (Lundin y Wijmenga, 2015), (Leffler y col., 2015).

Cuando se diagnostica un celiaco, hay que realizar las pruebas a sus familiares de primer grado. Y así sucesivamente. Algunos protocolos establecen que también a los de segundo grado.

Por eso, conseguir diagnosticar un solo caso en una familia abre la vía para reconocer al resto y prevenir las numerosas complicaciones, entre ellas los trastornos neurológicos. Si se realiza (y correctamente) todo el protocolo diagnóstico, claro… Hay que aplicar los criterios actuales (Protocolo para el diagnóstico precoz de la enfermedad celíaca, 2018). 👇

Cerebro de pan

Un libro, escrito por el neurólogo norteamericano David Perlmutter, tuvo un tremendo impacto en la sociedad de Estados Unidos. Se trata de Grain Brain: The Surprising Truth about Wheat, Carbs, and Sugar – Your Brain’s Silent Killers (título en español Cerebro de pan. La verdad sobre los asesinos silenciosos del cerebro: el trigo, el azúcar y los carbohidratos). En la actualidad, el 30% de los estadounidenses (unos 100 millones de personas) hace dieta sin gluten Fasano A, Sapone A, Zevallos V, Schuppan D (May 2015). «Fasano y col., 2015), (Herald Sun, 2014), (Nash y Slutzky, 2104).

Perlmutter afirma que la dieta alta en trigo y baja en grasas de los estadounidenses es la causa de la epidemia actual de obesidad, trastornos neurológicos como la demencia y otras enfermedades crónicas. Según Perlmutter, la desinformación de los médicos y los intereses de la industria farmacéutica son factores que están contribuyendo (Nash y Slutzky, 2104).


Seguro que esto te interesa:

REFERENCIAS

Pincha en el menú del pie de página, en REFERENCIAS.

👇