Saltar al contenido
Sin Gluten Salud

¿La avena tiene gluten o no? 2019: Explicación definitiva

Avena y gluten avena tiene gluten pura sin gluten

¿Quieres saber si la avena contiene gluten? ¿Buscas qué avena no tiene gluten? Si te importa tu salud, entra y lee este artículo. Hay mucha información desactualizada y confusa en la red e incluso entre los profesionales de la salud. Te lo explicamos con detalle y basándonos en los estudios y conclusiones científicas actuales.

¿Hay avena libre de gluten?

Para poder contestar esta pregunta, primero necesitas entender unos conceptos básicos.

Te lo vamos a ir explicando todo paso a paso en los siguientes apartados, de forma clara y breve.

Primer paso: entender qué significa gluten

El gluten son unas proteínas capaces de causar la enfermedad celiaca. Se consideran tóxicas para los celiacos (Food and Drug Administrarion, 2007), (Biesiekierski, 2017).

Vamos a dejarlo así por el momento.

Y ahora, ten presente este concepto en mente y continúa leyendo…

Un poco de historia: un error de partida

Cuando en el siglo XX se identificó el trigo como causante de la celiaquía, también se descubrió que otros cereales provocaban reacción en los celiacos. Entre ellos, la cebada, el centeno y la avena. Por lo tanto, todos ellos se prohibieron en su alimentación.

Posteriormente, se llegó a la conclusión (errónea) de que el único problema de la avena era que tenía contaminación con trigo, cebada o centeno (Penagini y col., 2013) .

¿Por qué se contamina la avena?

  • Porque los cultivos se rotan. Es decir, una temporada se cultiva por ejemplo trigo, la siguiente avena. Como consecuencia, semillas residuales brotan y las plantas se mezclan con el nuevo cultivo.
  • Porque las plantaciones de avena están colindantes con las de trigo, cebada o centeno. Es fácil que lleguen a mezclarse por el viento; animales que transportan semillas entre el pelaje o las heces; o en la zonadonde confluyen los cultivos. “No se puede poner puertas al campo”
  • Porque los granos se almacenan, transportan y procesan en las mismas instalaciones. Por esta razón, es fácil darse cuenta de que la avena se contamina con restos de otros cereales (Penagini y col., 2013), (Comino y col., 2015), (de Souza y col., 2016).

¿Qué conclusión se sacó?

Se permitió que la avena que no contiene gluten de trigo, cebada o centeno se etiquetara “sin gluten” o “libre de gluten”. Esto es lo que se considera “avena pura”. Por esta razón, en muchos países está permitido desde hace tiempo el uso de “avena pura” en alimentos “sin gluten”.

Hay que hacer una aclaración: la legislación permite una contaminación de 20 ppm (20 partes por millón). Es decir, puede haber 20 mg de gluten (procedente de otros cereales) por cada kilogramo (1000 g) de producto final (Comino y col., 2015), (La Vieille y col., 2016).

De hecho, diversos estudios en varios países demuestran que la avena supuestamente libre de gluten en muchas ocasiones tiene contaminación que sobrepasa las 20 ppm.

Pero eso no es todo. Falta lo más importante. Sigue leyendo…

¿La avena pura tiene gluten?

La avena, aunque sea “pura”, sí puede tener gluten.

Desde el año 2011, diversos estudios han demostrado que las proteínas de la avena pura, libre de contaminación con gluten de otros cereales, sí son capaces de causar la enfermedad celíaca (Lundin y col., 2003), (Arentz-Hansen y col., 2004), (Hardy y col., 2015).

Lo que ocurre es que hay muchas variedades de avena. Pero no todas ellas tienen la misma toxicidad (Comino y col., 2011).

Algunas variedades de avena pura parecen tener en teoría un bajo grado de toxicidad. Por este motivo, algunos expertos opinan que podrían ser incluidas en la dieta sin gluten; pero para ello, sería imprescindible conocer exactamente la variedad empleada (Comino y col., 2015), (Pinto-Sánchez y col., 2017).

B.   Requisitos adicionales para los alimentos que contienen avena

La avena contenida en un alimento que se presenta como un producto sin gluten o muy bajo en gluten deberá haber sido específicamente elaborada, preparada y/o procesada para evitar la contaminación por el trigo, el centeno, la cebada o sus variedades híbridas, y su contenido de gluten no podrá sobrepasar los 20 mg/kg.

Reglamento de Ejecución (UE) n °828/2014 de la Comisión, de 30 de julio de 2014 , relativo a los requisitos para la transmisión de información a los consumidores sobre la ausencia o la presencia reducida de gluten en los alimentos Texto pertinente a efectos del EEE

¿Cuál es la avena orgánica?

Un producto orgánico en la Unión Europea es aquel cultivado respetando las reglas de la UE para su producción: “Los agricultores orgánicos de la UE utilizan la energía y los recursos naturales de forma responsable, promueven la salud animal y contribuyen a mantener la biodiversidad, el equilibrio ecológico y la calidad del agua y del suelo.”

Como ves, no tiene ninguna relación con la variedad de avena ni su contaminación por gluten.

Recomendaciones confusas y contradictorias

Hay recomendaciones y estudios que señalan que podrías incluir la avena en tu dieta si ves que “la toleras” (¿”tolerar”? luego te hablamos de ello) (La Vieille y col., 2016).

Pero por otro lado, otros científicos afirman que, aunque parece ser bien tolerada por la mayoría de los celiacos, no se pueden hacer recomendaciones firmes. Esto es debido a que no se han realizado estudios suficientes para conocer el efecto a largo plazo en los celíacos del consumo de avena pura y a la falta de control de las variedades (Comino y col., 2015), (Pinto-Sánchez y col., 2017).

La última revisión sistemática de todos los estudios realizados, que incluyó metaanálisis, data de 2017. Los investigadores señalaron que todavía hay incertidumbre sobre el efecto de la avena sin contaminar en las personas celiacas, a pesar de las revisiones anteriores (Pinto-Sánchez y col., 2017) .

Los resultados de este metaanálisis sugirieron que la avena pura parecía ser bien tolerada por la mayoría de los celíacos. Sin embargo, los autores señalaron que la fiabilidad de estas conclusiones es escasa y la calidad de la evidencia es baja. Esto es debido a que los estudios realizados son pocos, mal diseñados y con una distribución geográfica limitada (Pinto-Sánchez y col., 2017) .

Por lo tanto, concluyeron que se necesitan ensayos rigurosos, aleatorizados, doble ciego y controlados con placebo, que empleen avena no contaminada comúnmente disponible y procedente de diferentes regiones. Además, señalaron que es necesario proporcionar información relevante sobre el origen de la avena, incluidos los cultivares y la cantidad de avena consumida, así como evaluar el cumplimiento de la dieta libre de gluten (Pinto-Sánchez y col., 2017).

¿Crees que toleras la avena “sin gluten”?

Si crees que porque no tienes síntomas digestivos estás tolerando la avena, puede que te equivoques.

Puedes estar teniendo reacción y no notar ningún trastorno digestivo.

Podrías tener síntomas extradigestivos, pero que tú no sabes que sí tienen relación con la enfermedad celiaca. Por ejemplo, asma, rinitis (puedes pensar que “te has acatarrado”), picor de piel o dermatitis, dolor de cabeza, dolores en el cuerpo o sensación febril (“¡vaya, debo de estar incubando algo!”), ansiedad, etc.

También podrías no tener ningún síntoma, de ningún tipo.

Tampoco un análisis de sangre es fiable. Igual que sucede con el diagnóstico, que los anticuerpos sean negativos no descarta que haya lesión intestinal o activación de la enfermedad.

Lo más fiable sería hacer biopsias de duodeno. Pero los resultados son difíciles de interpretar y que se haga correctamente depende de la pericia y, sobre todo, de la actualización del patólogo (See y col., 2015), (Moreno y col., 2017), (Newnham, 2017), (Syage y col., 2018).

Y un último dato poco conocido

A todo lo anterior, se suma que hay otras proteínas en los cereales con gluten que provocan activación del sistema inmunitario e inflamación. Se llaman ATIs. Esto se sabe desde 2012 (Fasano y col., 2015), (Schalk y col., 2017).


Seguro que esto te interesa:

REFERENCIAS

Para consultar el listado completo, pincha en el menú del pie de página, en REFERENCIAS.

👇